03/06/2019

Mantener la lechuga fresca: SAIA nos cuenta en ‘RAC1’


El consumo de ensalada y hortalizas en bolsa se ha convertido en un tradición ya que más de una vez nos salvan de un apuro.

Por su alto contenido en agua, no existe un método que garantice la conservación de la lechuga en buenas condiciones durante un período de tiempo muy largo, explica Lluís Riera, director de la consultora de seguridad alimentaria SAIA.

Existen algunos consejos para que la lechuga pueda durar más días en buenas condiciones:

  • Conservar la ensalada limpia y seca (con una centrifugadora) y dentro de una fiambrera en la nevera, con un par de servilletas de papel de cocina entre las hojas. Es recomendable retirar las hojas que estén en mal estado, porque no dañen el resto, nos comenta Riera.
  • Las hojas enteras de lechuga duran más.
  • La lechuga es muy sensible al frío. Conservarla en el cajón de las verduras de la nevera. Además, hay que evitar que las hojas toquen la pared, porque el frío las daña.
  • Mantener la lechuga aislada del resto de frutas y verduras que generen gas élite (por ejemplo los plátanos, las manzanas y los tomates, para evitar que se deterioren rápidamente).
  • La lechuga en bolsa dura más pero se dañará rápidamente una vez abierto.
  • Si ves que hay algunas hojas de la lechuga marchitas pero que aún se pueden aprovechar, puedes ponerlas en remojo en agua muy fría durante unos minutos. Así se rehidratan las hojas y mejora también su aspecto nos comenta Riera.

Se puede leer el artículo completo aquí


¡No te pierdas ningún post!

Inscríbete a nuestro newsletter y los recibirás a tu correo.



© SAIA 2019