27/04/2020

Cómo desinfectar la nevera correctamente: SAIA lo cuenta en el ‘ABC’


El confinamiento por la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19 ha hecho que hagamos provisión de alimentos durante las últimas semanas para reducir las visitas al supermercado, pero este almacenaje es compatible con la higiene, el cuidado y el orden para evitar la proliferación de bacterias y que esto pueda afectar a la conservación de los alimentos.

Según Luis Riera, director de la consultora de seguridad alimentaria SAIA, un estudio de la «Global Hygiene Council» reveló, tras examinar las muestras de hogares de 9 países diferentes, que en el 40% de las casas el interior de las neveras presentaban un alto nivel de bacterias y moho . Estos microorganismos son invisibles al ojo humano y pueden afectar a los alimentos que conservamos en la nevera nos cuenta Riera.

6 pasos para limpiar el frigorífico

A continuación los pasos para realizar una limpieza exhaustiva de tu nevera:

  • ¿Hay que apagarlo? A la hora de hacerlo en profundidad el experto Luis Riera aconseja desconectarlo de la corriente. De esta manera no solo ahorraremos energía, sino que también podremos trabajar de manera más cómoda sin que el pitido de la puerta nos recuerde que la hemos dejado abierta.
  • Vaciado de alimentos. A la hora de elegir un día para llevar a cabo la limpieza de la nevera es recomendable escoger el día de la semana en el que esté menos llena de alimentos. En cuanto a la fórmula para conservar los alimentos mientras llevamos a cabo la limpieza, Luis Riera nos propone guardarlos en bolsas isotérmicas o en un lugar fresco para que no se deterioren. Además recuerda que, antes de empezar a limpiar, debemos comprobar si hay placas de hielo, si las hubiese, es recomendable esperar a que se descongelen.
  • Limpieza de piezas desmontables. Es importante limpiar y desinfectar estanterías, cajones y aquellas partes que se puedan desmontar. Si puede ser en el lavavajillas, mejor ya que la alta temperatura nos garantiza también la desinfección. Si no resulta posible las piezas se limpian y desinfectan en el fregadero de la cocina.
  • Interior de la nevera. Mientras se secan las partes desmontables, limpiaremos con un paño húmedo y jabón neutro el interior de la nevera. Esta limpieza solo sirve para eliminar lo superficial (incrustaciones y manchas), pero no acaba con los microorganismos, nos cuenta Luis Riera.
  • Secado previo. Antes de volver a colocar todas las piezas desmontables, tanto éstas como el interior deben estar completamente secos, sin restos de humedad.
  • Congelador. Para la limpieza del congelador el procedimiento es el mismo al del resto frigorífico, si hubiera restos o acumulaciones de hielo es aconsejable retirarlos, preferiblemente esperando a que se descongelen.

La desinfección de la nevera

Una vez hecha la limpieza, es el momento de la desinfección.En cuanto a los productos químicos, la lejía es muy efectiva (se recomienda una disolución de lejía de 20 ml por litro). Lo más recomendable es es remitir a las instrucciones del fabricante o incluso tener en cuenta algunos productos específicos que se comercializan para la limpieza del frigorífico.

La parte «olvidada» de la nevera

La parte externa de la nevera, sobre todo esa zona por donde se abre y cierra, necesita ser limpiada y desinfectada especialmente. Es una de las áreas que deberíamos limpiar con más frecuencia, sobre todo las asas de apertura, donde se concentra una mayor contaminación pues, normalmente, cuando estamos cocinando y manipulando alimentos en ocasiones abrimos la puerta de la nevera sin lavarnos las manos previamente, nos cuenta Luis Riera.

La contaminación cruzada

Uno de los aspectos más importantes para garantizar la seguridad alimentaria en la nevera es evitar la contaminación cruzada de los alimentos, especialmente la que se puede producir de los alimentos crudos sobre los cocinados o aquellos que están listos para su consumo. Así, es aconsejable guardar los productos frescos como la carne y el pescado en la parte baja de la nevera.

Para terminar no se aconseja el uso de ambientadores químicos para evitar que los alimentos absorban los olores artificiales. Un truco que aconseja Luis Riera es colocar alimentos muy ácidos como un limón abierto para neutralizar el olor.

Se puede leer el artículo completo aquí




¡No te pierdas ningún post!

Inscríbete a nuestro newsletter y los recibirás a tu correo.


© SAIA 2020