30/09/2019

Por qué lavar siempre las bolsas de tela de la compra: SAIA lo cuenta en ‘La Vanguardia’


Las bolsas de tela se han convertido en un ‘must’ casi indispensable para ir hacer la compra, ya que no sólo son muy útiles si no que también son amigables con el medio ambiente. Son biodegradables, perduran en el tiempo y te permiten ahorrar la bolsa de plástico convencional. De hecho, varios negocios han sabido sacarle partido ofreciendo diseños de múltiples colores y estampados.

No todo son ventajas si no que también pueden presentar algunos peligros para nuestra salud. Las bolsas de algodón acumulan suciedad y polvo y con ello facilitan la aparición de bacterias. Lo más adecuado es lavarlas cada dos o tres usos.

Pero si nuestra bolsa ha transportado carnes, frutas y verduras durante la semana, la lavadora nos será suficiente para eliminar la suciedad, nos cuenta Lluís Riera, director de la consultora SAIA. La mejor opción es dejarla en remojo con algún desinfectante, ya que los alimentos crudos son propensos a infectarse con la bacteria E.coli o la Salmonella y la Listeria.

Si queremos optar por este tipo de bolsas lo mejor es envasar los productos y si queremos evitar el uso exagerado de plásticos podemos llevarnos nuestros tápers o incluso envases reusables de cristal.

El mejor material para la bolsa de la compra no es el algodón ni ninguna otra tela biodegradable, sino el plástico.La rafia, por ejemplo, es un buen material para una bolsa de la compra. En ella no sobreviven las bacterias, es fácil de lavar y perdura en el tiempo. Aunque son pocos los supermercados que tienen a la venta bolsas de este material ya que suelen rondar los 50 céntimos suelen durar mucho y vale la pena pagar por ellas.

Se puede leer el artículo completo aquí


¡No te pierdas ningún post!

Inscríbete a nuestro newsletter y los recibirás a tu correo.



© SAIA 2019