20/01/2022

Envasar alimentos al vacío en casa, ¿merece la pena? SAIA lo cuenta en ABC

envasado-al-vacio


Envasar alimentos al vacío en casa no es recomendable. ¿Por qué? Te damos varias razones en este artículo publicado en el diario ABC y del que recogemos lo más destacado en este post en nuestro blog. 

 

El envasado al vacío no sólo es cosa de las tiendas de alimentación. También puede hacerse en casa con máquinas domésticas que se pueden adquirir a precios que oscilan entre los 50 y los 200€ en función de su capacidad y calidad. Como comenta el director de SAIA, Luis Riera, en el citado artículo, “con el envasado al vacío de los alimentos lo que se consigue es extraer el oxígeno y de esta forma se evita que la mayoría de los microorganismos que se encuentren en los productos, se multipliquen.” Luis Riera también recuerda que no todos los alimentos pueden envasarse al vacío ya que determinados alimentos podrían chafarse y estropear su textura. 

 

En el artículo también se advierte que con el envasado al vacío no se evita que todos los microorganismos se multipliquen y dañen el alimento. Hay ciertas bacterias patógenas causantes de listeria o botulismo que no necesitan el oxígeno para reproducirse y que se pueden multiplicar en el alimento y provocar un daño a tu salud. Además, al no tener oxígeno, no se aprecian las señales que habitualmente nos indican que un producto está en mal estado, como el mal olor o el color, por lo que podríamos ingerir un alimento en mal estado sin saberlo.

 

Por estas razones y también por una cuestión de sostenibilidad (se genera más residuo de plástico cada vez que envasamos al vacío), desde SAIA, Luis Riera recomienda que se utilice la congelación para alargar la conservación de los alimentos. 

 

Si a pesar de todo, quieres envasar al vacío en casa, Luis Riera destaca en artículo 3 aspectos fundamentales a tener en cuenta:

 

  • Evitar que aceite, salsa o grasa del alimento penetre en la zona de cierre ya que de esta forma podría entrar oxígeno y estropear el alimento
  • Utilizar un plástico adecuado para este tipo de envasado. Hay que tener en cuenta que no todos evitan al 100% la entrada de oxígeno. 
  • Vigilar el tiempo de conservación. El vacío no es como el congelado. Se consigue alargar la conservación de los productos frescos pero su duración es mucho más limitada. Los embutidos pueden aguantar 20 días pero otros alimentos como la carne fresca no llega a la semana.

 

Puedes leer el artículo completo aquí.




¡No te pierdas ningún post!

Inscríbete a nuestro newsletter y los recibirás a tu correo.


© SAIA 2022