02/11/2020

El peligro de los nitratos en las hortalizas: SAIA lo cuenta en ‘La Vanguardia’


Aunque las verduras forman parte de la alimentación infantil desde que el bebé empieza a tomar papillas no todas son apropiadas para ellos ya que algunas contienen cantidades de nitratos que pueden representar un riesgo para la salud de niños pequeños. Espinacas, acelgas y borrajas merecen una atención especial por los nitratos que acumulan en sus hojas verdes.

Los nitratos pueden ser la causa de una enfermedad de la sangre conocida como metahemoglobinemia o síndrome del bebé azul, porque la piel adquiere esa tonalidad debido a la falta de oxígeno. Es una dolencia que no afecta a los adultos gracias a una enzima que reduce la metahemoglobina, nos cuenta Lluís Riera, tecnólogo de los alimentos de la consultora SAIA.

El problema es que en los niños no está aún desarrollada y no tiene capacidad para evitar que la hemoglobina se transforme y permita que el oxígeno llegue sin dificultades a las células. Especialmente es preocupante cuando los pequeños tienen algún problema gastrointestinal o anemia, porque para ellos esta enfermedad de la sangre puede convertirse en grave, e incluso precisar hospitalización. Por lo que es preferible evitar del todo esas tres verduras.

No son las únicas con altas dosis de nitratos. La que más tiene es la rúcula, pero también están en la remolacha, el apio, la col china entre otros. Cuanta más oscuridad, mayor porcentaje de nitratos, y por eso son más frecuentes también en los cultivos de invernadero

Para terminar algunos consejos como evitar el aprovechamiento del agua de cocción de las verduras para los purés, porque buena parte de los nitratos quedan diluidos en ella. No hay que dejar nunca las verduras fuera de la nevera, y menos aún los purés y papillas, ni siquiera aunque se vayan a comer en unas pocas horas, porque eso favorece la aparición de los nitritos. Y si se prepara de un día para otro es imprescindible congelarlos. Y la cantidad de nitrato se determina con la denominación E en el etiquetado de los alimentos.

Se puede leer el artículo completo aquí




¡No te pierdas ningún post!

Inscríbete a nuestro newsletter y los recibirás a tu correo.


© SAIA 2021