15/04/2019

¿Dónde guardar los huevos?: SAIA lo cuenta en ‘ABC’


Seguramente cuando estás realizando la compra alguna vez te has preguntado porqué los huevos no están en la nevera como en nuestra casa. Entonces llega la gran duda: ¿dónde guardar los huevos? Tanto si los guardas dentro de la cámara frigorífica como fuera no estás actuando de forma incorrecta. Según nos cuenta Lluís Riera, director general de la consultoría de seguridad alimentaria mientras el huevo esté a una temperatura inferior a los 25ºC puede conservarse perfectamente a temperatura ambiente.

La cáscara del huevo que es porosa tiene en su interior una fina capa denominada cutícula que se encarga de proteger el interior del huevo para que no se contamine con la salmonela. Si la cutícula está intacta el huevo se mantiene en perfecto estado higiénico.

El verdadero motivo por el cual guardamos en casa los huevos en el frigorífico es más por un tema de estético que por cuestión de higiene o de seguridad alimentaria. La clara del huevo es muy densa y con el paso de los días van entrando pequeñas cantidades de aire en el interior del huevo que empujan a la clara y reducen su densidad, nos cuenta Lluís Riera.

Por ejemplo, si fríes un huevo que ha estado una semana fuera de la nevera y luego otro que ha estado una semana en la nevera, te darás cuenta que el huevo que ha estado dentro de la nevera tendrá una yema centrada y una clara más espesa, mientras que el otro seguramente quede más feo o desparramado.

A la hora de usar un huevo para batir o para una tortilla no hace falta que el huevo esté fuera de la nevera. Lo más habitual es que los pasteleros y reposteros tengan los huevos fuera de la nevera y con las claras más viejas ya que estas se baten mucho mejor y se montan más rápido. También en el momento de separar la clara de la yema es recomendable no utilizar como recipiente contenedor o separador.

La reglas sobre guardar o no los huevos en la nevera cambian en la época de verano: los huevos se tienen que guardar en la nevera porque pueden correr el riesgo de alcanzar temperaturas inadecuadas para la seguridad alimentaria. Las recomendaciones higiénicas indican que los productos crudos y sucios nunca deben estar en la parte de arriba del frigorífico porque la contaminación va de arriba hacia abajo. Y también respetar el consumo antes de la fecha de caducidad ya que puede que se agriete la cutícula y se produzca salmonella.

Se puede leer el artículo completo aquí


¡No te pierdas ningún post!

Inscríbete a nuestro newsletter y los recibirás a tu correo.



© SAIA 2019