17/09/2019

Comer sin riesgo durante el embarazo: SAIA lo cuenta en ‘La Vanguardia’


La grave crisis de seguridad alimentaria provocada por la listeria ha tenido sus efectos en los abortos provocados por la bactería. Tenemos un nivel de seguridad alimentaria muy alta y aunque el riesgo cero no existe podemos estar bastante tranquilos por lo que comemos a diario, nos cuenta Lluís Riera, director de la consultoría alimentaria SAIA. Las embarazadas son uno de los principales grupos de riesgo de la población.

El parásito denominado Toxoplasma Gondii provoca la enfermedad toxoplasmosis y una bacteria denominada Listeria Monocytogenes que provoca la enfermedad de la listeriosis. La liseriosis presenta un doble peligro porque no sólo puede atravesar la placenta y afectar al feto, sino que además las embarazadas son bastante susceptibles a infectarse.

Las bacterias como la listeria sólo se pueden combatir con el calor. Aunque la carne mechada está asada la contaminación se ha producido después (la conservación en frío ha facilitado el crecimiento)

En el caso de la listeria, los lácteos no pasteurizados, sobre todo los quesos, suponen un peligro al no haber tenido ningún tratamiento térmico. Las verduras y las frutas también pueden ser foco de la listeria. Se recomiendo desifectarlas con lejía alimentaria o comprarlas ya envasadas.

En las carnes y pescados ahumados se da el mismo problema ya que no se han sometido a una temperatura suficiente y se conservan durante mucho tiempo.

Si no queremos renunciar a los embutidos durante 9 meses, la mejor opción es congelarlos envasados al vacío- un mínimo de 48 horas a 20 grados bajo cero para eliminar cualquier riesgo, recomienda el experto.

El famoso anisakis de los pescados aunque no supone un problema para las embarazadas, la infección puede complicar la gestación así que es mejor evitarlo.

Es recomendable extremar la higiene en la elaboración de alimentos – la salmonella también puede ser problemática en el embarazo- y recalentar mucho, a más de 65 grados, cualquier comida preparada que se tenga en la nevera, explica Lluis Riera.

Se puede leer el artículo completo aquí


¡No te pierdas ningún post!

Inscríbete a nuestro newsletter y los recibirás a tu correo.



© SAIA 2019