24/04/2018

El cacahuete es una legumbre, no un fruto seco. SAIA explica esta curiosidad en ‘La Vanguardia’


Aunque no es muy frecuente, porque el cacahuete es un alimento poco utilizado en la gastronomía peninsular, tal vez nos hayamos fijado en que en la información sobre alérgenos en la etiqueta de los productos se hace referencia al cacahuete separadamente de los llamados frutos de cáscara. ¿Por qué? ¿No tiene cáscara, el cacahuete? Lluís Riera, director de SAIA, explica en La Vanguardia que técnicamente es un fruto de vaina (como una haba o un guisante) porque en realidad el cacahuete es una legumbre.

A menudo se confunde el cacahuete con un fruto seco porque tiene una composición nutricional parecida, y tiene más grasa que otros alimentos de su familia, como puede ser el guisante o la judía si hablamos de los alimentos de vaina, o del garbanzo o la lenteja, si hablamos de legumbres, y no se usa para el mismo propósito (así como nos comemos un plato de lentejas o de judías, no nos comemos un plato de cacahuetes).

El aspecto, la composición y el uso del cacahuete, por lo tanto, puede prestarse a confusión en el consumidor, que al creer que es un fruto seco puede pensar que está incluido en la información sobre alérgenos que hace referencia a los frutos de cáscara. Sin embargo, si una etiqueta de un alimento dice que puede contener trazas de frutos de cáscara, ojo, porque no está incluyendo el cacahuete, siendo éste uno de los ocho alimentos que representan el 90% de todas las reacciones alérgicas a alimentos (junto con leche, huevos, frutos de cáscara, trigo, soja, pescado y mariscos), y en concreto, en Estados Unidos, por ejemplo, entre un 0,6 y un 1,6% de la población ha sido diagnosticada de alergia a él.

La Unión Europea, sin embargo, ya concreta en el Reglamento 1169/2011 qué son exactamente los frutos de cáscara: almendras, avellanas, nueces, anacardos, pacanas, nueces de Brasil, pistachos, nueces de Macadamia y productos derivados. En esta normativa el cacahuete, como fruto de vaina, se considera expresamente al margen de estos frutos. Eso quiere decir que, tal como explica Riera en La Vanguardia, las empresas no engloban los cacahuetes dentro de los frutos de cáscara en el etiquetado sobre alérgenos sino que los especifican aparte. Los consumidores alérgicos a este alimento, por lo tanto, no deben temer que las trazas de frutos de cáscara que constan en un alimento incluyan el cacahuete si la etiqueta no lo especifica de forma concreta.

Ahora bien, para mayor tranquilidad de los alérgicos a los cacahuetes, la Unión Europea quiere ir más allá y trabaja en un borrador en el que se plantea reclamar que todos los fabricantes hagan constar de forma detallada qué incluyen sus productos.

Puedes leer el artículo completo aquí.




¡No te pierdas ningún post!

Inscríbete a nuestro newsletter y los recibirás a tu correo.


© SAIA 2020