20/04/2020

Por qué no guardar las fresas junto a las manzanas en la nevera: SAIA lo cuenta en el ‘ABC’


¿Te ha pasado alguna vez que las fresas que compraste hace unos días maduran antes y parecen conservarse peor que las que compraste hace un par de semanas? Tal vez hayas pensado que esto se debe a que esas frutas sean de peor calidad o a que quizá las escogieras más maduras de lo que creías. Pero lo más probable es que una parte de la culpa de que se hayan estropeado antes sea de sus compañeras de frigorífico.

Lo ideal sería que las frutas se recolectaran en su momento de maduración, para conservar sus propiedades organolépticas (sabor, olor y textura) pero según Lluís Riera, director de la consultora de seguridad alimentaria SAIA, considera inviable ya que muchas frutas se estropearían en los supermercados y se produciría un gran desperdicio de alimentos.

Por eso muchas frutas completan su maduración en las cámaras o en los frigoríficos. Eso se debe a la acción del gas etileno que desprenden y que influye en su crecimiento, maduración y envejecimiento.

Por encontramos las frutas y verduras «climatéricas», es decir, que siguen madurando después de la cosecha aumentando así su producción de etileno, como es el caso del plátano, el aguacate, la ciruela, el kiwi, el tomate, el mango, el melocotón, la papaya o la sandía, entre otros. Y, por otro, las que son «no climatéricas», es decir, aquellas que una vez recolectadas dejan de madurar, como es el caso de las naranjas, las moras, las fresas, el limón, las cerezas, los arándanos, la granada, la calabaza, el pepino, la berenjena o la piña.

Las frutas «no climatéricas» apenas sufrirán cambios una vez que hayan sido recolectadas. Por eso si estas frutas se conservan en el mismo frutero (o en el mismo cajón del frigorífico) con las «climatéricas» se acelerará su proceso de maduración y puede llevar a que se estropeen más rápido.

Algunas de las frutas y verduras que producen una mayor cantidad de etileno son la manzana (que es una de las que lo desprende en mayor cantidad por lo que se aconseja almacenar siemrpe aparte) y el plátano (que elimina el gas a través del rabo por lo que un truco para ralentizar su maduración consiste en envolverlo en papel film). También liberan etileno en mayor cantidad que otras frutas el aguacate, el melón cantalupo, el albaricoque y las ciruelas.

También son más sensibles al efecto del etileno algunas verduras y hortalizas como la cebolla, el brócoli, los espárragos trigueros, la calabaza, el pepino, la zanahoria, las espinacas, las acelgas, el berro y la coliflor.

Se puede leer el artículo completo aquí




¡No te pierdas ningún post!

Inscríbete a nuestro newsletter y los recibirás a tu correo.


© SAIA 2020