05/04/2019

Pesticidas en frutas y verduras: SAIA lo cuenta en ‘RAC1’


Los pesticidas son productos químicos utilizados para eliminar diferentes tipos de plagas como insectos, ratas, hongos o plantas. Al tratarse de productos tóxicos es importante hacer un uso adecuado para evitar que nuestros alimentos se contaminen.

Según un ranking de Environmental Working Group, una organización medioambiental estadounidense sin ánimo de lucro las frutas y verduras con más contaminadas del 2019 son:

  • Fresas: son el producto fresco más contaminado por residuos pesticidas incluso después de lavarlas. Para intentar evitar comer restos de pesticidas es importante lavarlas muy bien o comprarlas ecológicas.
  • Espinacas: se estima que una media de 7,1 pesticidas estaba presente en cada muestra de espinacas con un máximo de 19 pesticidas diferentes.
  • Kale: esta verdura presenta unos altos niveles de pesticidas. Se estima que más del 92% de las muestras tenían dos o más residuos de pesticida diferentes incluso algunas hasta 18 pesticidas
  • También encontramos nectarinas, manzanas, uvas, melocotones, cerezas, peras, tomates, apio y patatas.

Y la gran pregunta es: ¿qué peligros suponen los pesticidas para la salud? Los principales peligros que pueden generar los pesticidas son enfermedades con síntomas agudos o crónicos en la salud, nos cuenta Lluís Riera, director de SAIA, consultora de seguridad alimentaria.

Los insecticidas más peligrosos son los herbicidas, pero la población general está expuesta a niveles muy bajos de residus de los pesticidas mediante la comida y el agua.

Entonces, cómo podemos eliminar los pesticidas de las frutas y verduras que comemos crudas y sin pelar? Cual es el mejor método para limpiarlas? Lluís Riera nos da algunos trucos:

  • Consumir productos orgánicos ya que nos aseguramos que no pueden contener pesticidas como es el caso de los productos normales.
  • Lavar con agua del grifo unos 30 segundos mínimo y luego frotarlas con un papel para quitar los restos de pesticida que pueden quedar.
  • Poner agua en un bol con bicarbonato y luego escurrir.
  • Utilizar lejía para uso alimentario para eliminar los microorganismos.

Se puede leer completo aquí


¡No te pierdas ningún post!

Inscríbete a nuestro newsletter y los recibirás a tu correo.



© SAIA 2019