13/09/2017

Ordenar la nevera: SAIA explica en cómo hacerlo en ’20 minutos’


Ordenar la nevera

Hay una ley no escrita a la hora de ordenar la nevera según la cual la leche va en la puerta y la verdura en los cajones de la parte baja. La justificación tiene más que ver con la comodidad a la hora de disponer de estos alimentos que con su óptima manera de conservarlos en frío. Suele ser cómodo ordenar las verduras en los cajones bajos donde pueden amontonarse mejor, así como tener la leche a mano en la puerta para cogerla y volverla a poner de forma habitual. Sin embargo, nos encontramos ante mitos que hay que desterrar.

Verduras

Tal como explica Lluís Riera, director de SAIA, en el diario 20 minutos, a muchas verduras no les sienta especialmente bien estar en la parte baja de la nevera, que es la más fría. De hecho, algunas como los calabacines, los aguacates, la coliflor, el brócoli, los tomates, etc., están habitualmente fuera de la nevera cuando las adquirimos en el supermercado. Sí deben permanecer en frío las verduras de hoja verde como la lechuga, las espinacas, las acelgas, etc., además de las berenjenas, los champiñones, etc., y no en bolsas de plástico, sino en bolsas de papel o envueltas en un paño para que absorba y mantenga la humedad, y duren así más tiempo frescas.

Carnes, pescados y otros alimentos crudos

Los cajones de abajo son más adecuados para carnes o pescados, huevos, quesos y otros productos crudos, para que no goteen encima de otros alimentos provocando contaminación cruzada. En el caso de que estén preparados o envasados, como los yogures, carnes envasadas al vacío, etc. Todo esto, siempre y cuando no se trate de una nevera con temperatura regulada en cada compartimento.

Leche

Respecto a la leche en la puerta de la nevera, Riera explica que tampoco es lo más adecuado, ya que se trata de un alimento en el que fácilmente se puede dar contaminación cruzada, muy sensible a los cambios de temperatura, y en la puerta de la nevera, que se abre y se cierra habitualmente, la temperatura no siempre es constante. Sin embargo, por la forma de los recipientes de leche y su tendencia al goteo si se intentan colocar en otro lugar, es difícil asignarles otro sitio. Si un estante interior es lo suficientemente ancho para contener una botella o tetra-brik en pie, puede ser buena idea colocar la leche ahí. En este sentido, si se sitúa en la puerta de la nevera, lo más aconsejable es consumirla en tres días como máximo una vez abierta.

Se puede leer todo el artículo aquí.


¡No te pierdas ningún post!

Inscríbete a nuestro newsletter y los recibirás a tu correo.



© SAIA 2020