10/02/2020

Por qué deberías perderle el miedo a los alimentos irradiados: SAIA lo cuenta en ‘La Vanguardia’


La alimentación saludable debe basarse en una dieta equilibrada con una proporción de nutrientes adaptada a nuestras necesidades. Pero para llegar a este punto antes debemos garantizar la seguridad de las frutas , verduras, carnes, cereales y el resto de productos que ingerimos.

Esto es posible gracias al avance continuo de la tecnología de los alimentos . Sin embargo, siguen surgiendo problemas y retos relacionados con este ámbito que preocupan a los organismos que se ocupan de la salud pública y a la industria alimentaria.

Pero estas nuevas (y no tan nuevas) técnicas no siempre son bien recibidas, como ha ocurrido en algunos países de la Unión Europea con los alimentos irradiados.. En España el término se relaciona con la radioactividad y la energía nuclear. Consiste en aplicar una radiación ionizante a estos para alargar su vida útil mediante la eliminación de microorganismos e insectos. A veces se demoniza a la industria sin razón. Si los alimentos ionizados fueran malos para nuestro organismo también sería negativo para las ventas, nos cuenta Lluís Riera , director de la consultoría SAIA.

La FDA, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, asegura que esta técnica puede ser beneficiosa para facilitar la conservación de los alimentos , retrasar su germinación o maduración y eliminar los insectos ocultos en su interior, además de servir para prevenir enfermedades como la salmonelosis.

La defiende también la Organización Mundial de la Salud (OMS), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA).

La única categoría de alimentos que pueden irradiarse son las hierbas aromáticas secas, especias y condimentos vegetales.En países como Bélgica, Francia y Holanda se irradian cantidades considerables de productos marinos congelados, así como algunos ingredientes secos para controlar la contaminación por bacterias.

En algunos países se irradian solamente las hierbas aromáticas porque son muy difíciles de desinfectar . Si se aplica calor sobre estos productos pueden perder propiedades nos cuenta Lluís Riera. Por otro lado nos interesa porque la irradiación de alimentos es una técnica costosa en comparación con otros métodos y se deben tener plantas autorizadas para emplearla.

Las desventajas son que este proceso sí que puede afectar ligeramente al sabor y a la calidad nutricional, que aún no puede usarse en alimentos con grasa ya que los enrancia bastante . Tampoco elimina esporas, como por ejemplo las del botulismo, ni sirve para esterilizar. Pero expertos como Lluís Riera insisten en que los beneficios son mucho más numerosos. Es un método de conservación que no implica calor, ideal para aquellos alimentos que no lo soportan tan bien, y a nivel de conservación funciona genial para retrasar la maduración.

Se puede leer el artículo completo aquí




¡No te pierdas ningún post!

Inscríbete a nuestro newsletter y los recibirás a tu correo.


© SAIA 2020